• Miércoles , 5 julio 2017

Termina el PRI con abusos de aerolíneas en México

La doctora  ye integrante de la Asamblea Nacional Democrática  de Trabajadores del Seguro Social, Alfonsina Sánchez Cruz, quien fue reprimida en sus derechos  laborales, informó que por segunda ocasión ganó la segunda  rescisión de su contrato, por laudo ante la Junta  Federal de Conciliación y Arbitraje número 56, por lo que la acaban de reinstalar en su centro de trabajo en la clínica de Ginecopediatría número siete, de la avenida López Portillo con avenida Kabah.

Román Martínez

 

Recordó que la separaron de su trabajo por hacer las declaraciones  de las reformas a la salud y la privatización de los servicios médicos; “donde cada día hay más médicos golpeados, porque se tardan  mucho las citas, porque no hay servicios de tomografía,  no hay resonancias, medicamentos, ni médicos, lo cual sigue persistiendo y nunca se va a acabar hasta que finiquiten totalmente los servicios de salud”, enfatizó.

Comentó que para el IMSS  lleva trabajando  18 años y 15  quincenas y  se  armó de valor para pelear por sus derechos,  “porque son rescisiones de contrato que son violatorias, que son de índole político, porque no están sustentadas legalmente”, pues estuvo separada de sus labores tres años siete meses, por lo que exhorta a las mujeres, a que este año que es muy curioso, porque las mujeres están siendo vistas como un botín político, porque el incremento del voto femenino va a marcar diferencia, al igual  que el sufragio de los jóvenes.

Precisó que esto está incidiendo para que nuevamente gane el sistema político que impera en el país, a través delas lideresas; “en este momento la mujer, por el simple hecho de ver crecer a los hijos, por  el hecho de conocer el dolor y estar ahí, nos impulsa a querer generar un cambio, para eso estamos”, indicó.

La entrevistada  señaló que es importante el llamado a la lucha,  independientemente de que todo mundo “tiene miedo a perder la chuleta y el salario, pero cuando la lucha  es  justa, no hay que perder la fe; yo tardé tres años siete meses, que me costó mucho porque modificas tu estilo de vida,  pero tarde o temprano ahí está. Me aplicaron la Reforma Laboral, por lo que solo me van a pagar un año de salarios caídos.  Por eso,  invito a las mujeres a que no dejen de luchar a que pierdan el miedo  para  incidir en el cambio de la política”, finalizó.

Artículos Relacionados