• Miércoles , 5 julio 2017

Despide Raúl Castro a Fidel con un “hasta la victoria siempre”

El presidente cubano Raúl Castro cerró esta noche el homenaje a su hermano, el dirigente revolucionario Fidel Castro, en la capitalina Plaza de la Revolución, con un discurso en el que hizo un repaso histórico de los hitos que vivieron juntos y en el que evocó la histórica consigna “Hasta la victoria siempre”.

Castro inició su discurso con un mensaje de “sincera gratitud” en nombre del pueblo cubano, del Partido Comunista y de la familia Castro por las “emocionantes palabras” pronunciadas horas antes por Jefes de Estado y de gobierno que acudieron al acto; así como las “extraordinarias e innumerables muestras de solidaridad, afecto y respeto recibidas de todo el planeta en esta hora de dolor y de compromiso”.

Fidel “consagró toda su vida a la solidaridad, encabezó una revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes que se convirtió en un símbolo de la lucha anticolonialista, antiapartheid y antiimperialista, por la emancipación y la dignidad de los pueblos”, señaló.

Enseguida, recordó algunos de los principales acontecimientos ocurridos en el emblemático escenario de La Habana donde el líder cubano ratificó la Ley de la Reforma Agraria, una de las primeras medidas económicas más importantes tras el triunfo de la Revolución.

“Aquí Fidel ratificó que la reforma agraria ‘va’, y la hicimos. Hoy, 57 años después, estamos honrando a quien la concibió y encabezó”, señaló el presidente de Cuba.

También ahí se votaron la primera y segunda declaraciones de La Habana de 1960 y 1962, que reafirmaron la soberanía de la isla y su relación con las comunistas Unión Soviética y China.

“Frente a las agresiones apoyadas por la Organización de Estados Americanos, Fidel proclamó que detrás de la patria, detrás de la bandera libre, detrás de la revolución redentora, hay un pueblo digno dispuesto a defender su independencia y el común destino de América Latina liberada”, prosiguió.

También rememoró el año 1960, cuando ocurrió el sabotaje del barco francés “La Couvre” que llevaba un cargamento de armas, dejando 101 muertos en la bahía de La Habana.

“Y aquí con él se hizo la declaración de Cuba como territorio libre de analfabetismo en diciembre de 1961”, relató Raúl Castro en referencia a la Campaña de Alfabetización iniciada ese año con la que aprendieron a leer y escribir 707.000 cubanos y que convirtió la educación gratis para todos en baluarte de la revolución socialista.

De ahí a 1967, cuando la Plaza acogió una velada solemne de tributo al Che tras su asesinato en Bolivia.

Ha sido esa plaza el lugar “donde nos hemos reunido durante más de medio siglo en momentos de extraordinario dolor o por honrar a nuestros mártires, proclamar nuestros ideales, reverenciar nuestros símbolos y consultar al pueblo trascendentales decisiones”, dijo.

“Precisamente aquí donde conmemoramos nuestras victorias, te decimos junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: “¡Hasta la victoria siempre!”, concluyó el presidente cubano con la voz quebrada, y coreado por gritos de “Yo soy Fidel” y “Raúl, amigo, el pueblo está contigo”.

Castro cerrará el homenaje al líder revolucionario en Santiago de Cuba el próximo domingo, antes de que sus cenizas sean depositadas en el cementerio de Santa Ifigenia.

Jefes de Estado y de gobierno de 60 países participaron en el homenaje en la Plaza de la Revolución a Fidel Castro, quien murió el pasado viernes en La Habana.

Con información de EFE y Notimex.

Artículos Relacionados