• Jueves , 20 julio 2017

El avión que trasladaba al Chapecoense, con antecedentes de fallas

El avión que trasladaba al equipo brasileño Chapecoense era un modelo que dejó de construirse en 2003 y que sufría de sobrecalentamiento en su sistema electrónico, lo que pudo influir en las fallas que derivaron en el desplome.

De acuerdo con el diario El Espectador, el Avro 146 contaba con más de 15 años de funcionamiento y partió del aeropuerto de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, debido a que era un vuelo era operado por la aerolínea LaMia, empresa de vuelos charter.

El viaje estaba originalmente planeado para realizarse desde San Paulo, Brasil, pero debido a problemas legales, en ese país no se permite la operación de vuelos charter en los que la empresa propiedad no sea la del territorio de destino u origen, el Chapecoense optó por trasladarse hasta Santa Cruz.

El reporte del diario colombiano indica que el Avro es una aeronave cuyo mantenimiento resulta costoso y complicado. La compañía constructora de origen es británica, que indemnizó a la Sociedad Aeronáutica de Medellín (SAM) cuando ésta fue comprada con Avianca, debido a que operaba con modelos con algunas fallas.

Aunque los motores de este tipo de aeronaves generan poco ruido y son usados habitualmente para operar con carga por la noche, recientes novedades añadidas al modelo original, como cuatro motores de aviación tipo turbofan, derivaron en más fallas. Los expertos consultados por El Espectador indicaron que se ganó más peso consumo de combustible. Otro de los problemas en los Avro es que el calentamiento afecta sus motores, que se ubican en la parte baja. Desde 1981 más de 200 personas han muerto en 13 distintos accidentes con un Avro 146 de por medio.

LaMia ha externado sus condolencias a las familias de las víctimas e informó que en menos de 72 horas repatriarán los cuerpos. Además de jugadores, cuerpo técnico, y periodistas, en el accidente perdieron la vida 8 tripulantes de origen boliviano. La indemnización correrá a cargo de la empresa constructora. Debido a que no hubo un incendio como consecuencia del impacto, una de las sospechas de las autoridades es que la tripulación se deshizo del combustible para intentar salvar vidas al momento del inminente desplome.

La Aeronáutica Civil de Colombia informó que alrededor de 150 personas de distintos servicios de emergencia se encuentran laborando en la zona de impacto en el cerro El Gordo. Además del rescate de sobrevivientes, unidades aéreas realizan en estos momentos el traslado de los primeros cuerpos.

Con información de El Deber

 

Artículos Relacionados