• Martes , 11 julio 2017

El riesgo de manejar un Uber en Cancún

Ante la negativa por parte del gobierno de Quintana Roo para darle entrada al servicio de Uber en Cancún, los choferes que trabajan para esta plataforma han decidido no dar marcha atrás ni ceder a las presiones por parte de los grupos de transportes locales.

Para esto, los choferes de Uber en esta región, han llevado a cabo diversas protestas para mostrar inconformidad al marco regulatorio en el tema de transporte de la Secretaría de Infraestructura y Transporte del estado de Quintana Roo.

“El argumento del gobierno es que no están bajo el marco de la ley, pero aunque sea así, deben ser más flexibles y buscar alternativas para que podamos hacer nuestro trabajo y que deje de ser un riesgo”, dice a Forbes México, Raúl M., chofer de un Aveo gris que convirtió en Uber hace un mes para esta zona.

Por su parte la Secretaría de Infraestructura y Transporte del estado de Quintana Roo que recién dirige Jorge Padilla Manica, ha establecido que en este tema sólo se basará en lo establecido en la Ley de Tránsito, Transporte y Explotación de Vías y Carreteras del estado de Quintana Roo, en específico al artículo 31 bis, el cual su última reforma publicada fue en el Periódico Oficial el 22 de Marzo del 2011 y que entre otras cosas, señala:

“No será servicio público de transporte de pasajeros, el que se pretenda brindar o se brinde por particulares sin la autorización del Titular del Poder Ejecutivo a que hace referencia al artículo 32 de esta ley, independientemente de que dicho servicio se haya solicitado y pactado, por medio de contrato verbal, escrito, o por medio de servicios electrónicos, informáticos, de internet, de correo electrónico, de teléfono incluyendo celulares y/o aplicaciones o programas utilizados por dichos medios”.

Forbes México buscó al responsable de la dependencia para platicar sobre una posible solución a este tema pero no se encontró disponible.

“Que un grupo de taxistas no amenace la movilidad y tranquilidad de tu ciudad”: Uber

Estos últimos días el sur ha sido una zona de guerra entre los choferes locales y los que manejan Uber. Los primeros han expresado su inconformidad con amenazas y disturbios en contra de la plataforma. De hecho medios locales señalan que ya se han detenido 92 vehículos que fueron multados con 800 salarios mínimos, equivalente a más de 56 mil pesos, de los cuales ya pagaron la sanción 20 automovilistas que sí confirmaron trabajar para Uber.

“Tenemos que estar ocultándonos, en estos momentos no es fácil que sepan que te dedicas a esto porque no tenemos muchas garantías”, señala el chofer.

Uber por su parte ha levantado una campaña en apoyo a los choferes de esta región así como solicitudes en páginas como change.org o action.org el propósito de juntar firmas para que el gobierno flexibilice su normatividad. (Forbes)

 

Artículos Relacionados