• Miércoles , 5 julio 2017

LA UNION Y LA NORIA OLVIDADAS DE LAS AUTORIDADES

Las señoras y familias que viven desde hace 10 años, en casa de palitos, en su mayoría, en las colonias vecinas La Unión y La Noria, en al región 213, que no tienen servicios básicos ni infraestructura urbana, ni drenaje, por ser una zona irregular, siguen olvidados de las autoridades, y lamentan que los políticos no los ayuden, sobretodo ahora que muchos pretenden quedar como representantes de cargos de elección popular, con sueldos extratosfgéricos.

POR: ROMAN MARTINEZ

Entrevistadas al respecto las señoras afirmaron que siguen pidiendo “lo de siempre, calles, la regularización de los de ocho por 17 metros, de terrenos, que sabemos tenemos que pagarlos, igual que la luz y otros servicios, porque tampoco tenemos transporte hasta la colonia, lo que si hay y en los primeros años era frecuente son los robos a las casas”, señalaron.

Mencionaron que en la Unión viven 27 familias y en la Noria son 125 los que agarraron terreno, de los que solo vive una tercera parte, donde le pagan predial al ejidatario que les vendió a 800 pesos el metro cuadrado, el señor Wilberth Cauich, quien ha prometido hacer mejoras, pero nada ha realizado, aunque eso si, ya tienen una iglesia cristiana, que es la mejor construcción de la colonia.

Las amas de casa también solicitan que las autoridades policiacas les manden rondines de patrullas, porque en la tarde y noche es cuando mayor peligro corren porque tampoco tienen alumbrado público y la parada más cercana de transporte urbano está a cuatro cuadras, donde han asaltado a varios vecinos.

Indicaron que las acaban de multar con 127 mil pesos en La Unión de los que les tocó de cuatro mil por familia, con un primer pago de dos mil y el segundo igual, el plazo es hasta este fin de mes, aunque la mayoría se suministra colgándose diez familias por casa, independientemente de que en la Noria tuvieron que cooperarse para adquirir un transformador que les costó 45 mil pesos, hace un año cooperando de a siete mil por casa.

Finalizaron las señoras al declarar que por lo menos les deben de emparejar las calles pedregosas y peligrosas, con material cementante, debido a que muchos se han caído y se han lastimado, incluso hay niños que tienen cicatrices de muchos años y han sufrido mordeduras de víboras y animales ponzoñosos y la gente padece del estómago porque toman agua insalubre, que solo los engorda y los tiene lombricientos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario