• Sábado , 8 julio 2017

PUGNA INTERNA EN EL PAN

En medio del aniversario 76 del PAN, dos grupos antagonistas en Quintana Roo están provocando una fractura que se ve difícil de sanar a corto plazo; urge renovar de la dirigencia estatal, antes de que esa evidente división, se transforme en una desintegración, imposible de recomponer.

Por José Pinto Casarrubias

Militantes del Partido Acción Nacional (PAN) celebraron el pasado 15 de septiembre el 76 aniversario de su fundación en el Ángel de la Independencia, aunque en Quintana Roo, en honor a la verdad, hay muy poco que festejar, pues al interior del partido parece haber una fractura que se está agudizando, sobre todo porque la inconformidad con la actual dirigencia estatal, ha fragmentado al partido con miras a la renovación de la presidencia estatal y primero deben reencontrar el rumbo, para poder tener un buen pretexto y festejar como se debe su aniversario.

Esto sin mencionar, que además de este divisionismo evidente, la Comisión de Asuntos Internos del PAN llamará a comparecer a militantes del ‘blanquiazul’ por algunas acusaciones de desvío de recursos por parte de la dirigencia y a los que intervinieron en la apertura de paquetes en las elecciones internas de dirigente nacional, temas que ponen aún más en entredicho la rectitud del partido en Quintana Roo.

Renovarse o morir

Ante los negativos resultados del PAN en las elecciones intermedias pasadas, el partido realizó en agosto elecciones para el cambio en la dirigencia nacional y se preparan para la renovación de las dirigencias estatales y municipales.

En Quintana Roo, integrantes del PAN, entre ellos dos ex presidentes estatales, solicitaron a la dirigencia nacional que emita la convocatoria para la elección interna y no haya una ampliación del periodo.

Joel Espinoza Moreno, Sergio Bolio Rosado, Alicia Ricalde Magaña, Jessica Chávez García, Trinidad García Argüelles, Mercedes Hernández Rojas, se pronunciaron en contra de la ampliación de la dirigencia encabezada por Eduardo Martínez Arcila y mencionaron que hay cartas fuertes como Mario Rivero, Mario Baeza y Miguel Martínez, para la sucesión.

En el oficio dirigido específicamente al presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, le indican que el Comité Directivo estatal concluirá su periodo el próximo día 23, y pese a que hace dos meses fue creada la Comisión auxiliar de procesos internos no se ha emitido la convocatoria.

Dijeron saber que el actual dirigente estatal se encuentra haciendo gestiones ante el Comité Ejecutivo Nacional para que no se realicen las elecciones y autorice su permanencia hasta después de los comicios de junio de 2016.

En este sentido, el presidente de la Comisión Organizadora Estatal, Felipe López Meneses, aseguró que no hay condiciones en Quintana Roo para ampliar el periodo de la dirigencia estatal y esperan recibir una respuesta de dicho oficio desde el centro del país en los próximos días, sobre las fechas para llevar a cabo el proceso interno para la renovación del Comité Directivo Estatal, pues mencionó que cuentan con el tiempo suficiente para organizar el proceso interno de selección de la nueva dirigencia y que quien resulte electo, tome de una vez por todas las riendas del partido.

Alicia Ricalde Magaña, ex diputada federal y ex alcaldesa de Isla Mujeres, expresó que para no dividir al partido –ya dividido aunque no lo quieran reconocer algunos actores políticos- debe practicarse la democracia. Y agregó que los resultados de las elecciones del 7 de junio fueron lamentables y esa es una razón suficiente para renovar a la dirigencia.

Y es que ahora más que nunca, al PAN le urge una reestructura profunda a fin de recobrar la credibilidad de sus simpatizantes y desde luego para poder hacer frente a los próximos comicios con cuadros que puedan, si no garantizarles el triunfo en algunos de los diez municipios –lo que se ve muy complicado- al menos tener un papel decoroso y reencontrar el rumbo para las elecciones federales de 2018.

Los inicios

En 1933, el político Manuel Gómez Morín escribió un libro con el que convocó a mexicanos de su generación a unirse al proyecto de reconstruir la nación en los ámbitos: económico, político y social, para formar un nuevo partido político, pero no fue sino hasta enero de 1939 cuando finalmente funda Acción Nacional.

En aquél entonces, dijo que el objetivo del partido sería afirmar los valores esenciales de tradición, de economía y de cultura, así como un ordenamiento jurídico y político de la nación en el reconocimiento de la persona humana concreta, cabal, y de las estructuras sociales que garanticen verdaderamente su vida y desarrollo.

En febrero de 1939, en el local del Frontón de México, se constituyó el Comité Organizador y el 16 de septiembre de este mismo año quedó conformada la Asamblea Constituyente de Acción Nacional, que adoptaría los Principios de Doctrina y los Estatutos de la nueva organización.

El partido logró su primera diputación en 1946 y su primer municipio, Quiroga, Michoacán, en 1947. En 1952, contendió por primera vez a la presidencia de la república con Efraín González Luna como candidato. El PAN sufrió un declive en 1976, cuando no pudo ponerse de acuerdo para proponer un candidato a la presidencia y no pudo participar en las elecciones de ese año.

Entonces, se inició el proceso de incrustación de grupos empresariales descontentos por los excesos económicos de los presidentes Luis Echeverría y José López Portillo, con lo cual empezaron las décadas de oposición.

En noviembre de 1989, Ernesto Ruffo Appel es el primer gobernador de Baja California de un partido de oposición en sesenta años. En 1997, se consiguió la mayoría absoluta junto con los partidos del bloque opositor dentro de la LVII Legislatura, logrando terminar la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional que no había perdido el dominio del poder legislativo desde 1929.
En el año 2000 y después de más de seis décadas de participación política opositora, Vicente Fox Quesada fue electo a la presidencia de la República, terminando así con la extensa hegemonía del PRI.

En las elecciones presidenciales del 2006, Acción Nacional obtuvo el primer lugar entre los partidos y coaliciones que contendieron, convirtiendo a Felipe Calderón Hinojosa en el primer presidente de la república emanado de Acción Nacional sin la ayuda de alianzas con otros partidos. En el año 2006 el PAN también se consolidó como la primera fuerza en el Congreso de la Unión obteniendo mayoría relativa en la Cámara de Diputados y en la de Senadores.

Artículos Relacionados

Deja un comentario