• Martes , 4 julio 2017

LOS “BAÑOS DE PUREZA” DE AMLO

AMBLO1-340 copiaCual “mesías” de la política tilda a todos de corruptos, pero a lo largo de su carrera política sus nexos con gente deshonesta lo han puesto en entredicho y exhibiendo, más bien, su innegable habilidad para deslindarse de los escándalos que puedan manchar su supuesta “impoluta pureza”

Por José Pinto Casarrubias

El líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, estuvo de gira por Quintana Roo hace unos días para buscar más afiliados a su partido, en esta ocasión acompañado por el representante de la Soberanía Nacional, José Luis Pech Várguez, precandidato de Morena al gobierno del estado.

En su visita a Chetumal, refrendó su apoyo a Pech Várguez y dijo que su designación no fue una ocurrencia sino que se definió por medio de una encuesta en la que se midió su capacidad y popularidad con otros personajes.

Visitó también Felipe Carrillo Puerto, donde llamó a los ciudadanos a sumarse a su proyecto; también estuvo en Tulum, donde presidió un mitin ante cientos de simpatizantes, ahí, durante su discurso, insistió en que buscan fortalecer la unidad de la militancia con miras a las elecciones locales del próximo año. El líder de Morena también visitó Bacalar, José María Morelos y Solidaridad, y a lo largo de sus recorridos estuvo acompañado del dirigente estatal, Rafael Marín Mollinedo.

AMLO, como también se le conoce, con su usual estilo mesiánico, pretende hacer creer al electorado que él y su partido son la solución para los problemas que vive el país, como si fueran la panacea para recomponer el rumbo de México, alejarlo de la corrupción, todo ello por su enferma obstinación por la presidencia de la república; sin embargo durante muchos años se le ha relacionado, aunque sea de manera indirecta con varios escándalos de su gente cercana, incluso se ha dicho que tiene nexos con el crimen organizado aunque, paradójicamente, ha hecho declaraciones tan desafortunadas como que el presidente de la república Enrique Peña Nieto, recibió dinero de la delincuencia organizada para financiar su campaña en 2012.

En cada uno de sus mítines a lo largo del país, no pierde la oportunidad de señalar a los ‘corruptos’ del poder, pero no se sabe de qué ha vivido los últimos años, su último empleo fue el de jefe de gobierno del Distrito Federal, cargo que dejó en 2005.

Nexos en Quintana Roo

En 2006 en Cancún, cuando el entonces perredista Andrés Manuel López Obrador era candidato presidencial de la alianza “Por el Bien de Todos”, apoyó a Juan Ignacio García Zalvidea, ex alcalde de Benito Juárez, quien estuvo preso por peculado cuando era precandidato de la coalición al Senado de la República.

En aquella ocasión, López Obrador encabezó un mitin donde presentó 32 premisas para la entidad y sostuvo que no le darían la espalda a García Zalvidea.

Es de recordarse que dos años antes, cuando Andrés Manuel López Obrador era jefe de gobierno del Distrito Federal, ‘Chacho’ se sumó a la cadena humana organizada por el PRD para evitar el desafuero del tabasqueño.

Y es que López Obrador enfrentaba en ese entonces un juicio de desafuero iniciado a petición de la Fiscalía General por desobedecer una orden judicial en el caso de la disputa de un predio llamado “El Encino”. En respuesta,‘El Peje’ acusó al gobierno de armar un complot en su contra para marginarlo como eventual candidato a las elecciones presidenciales de 2006.

También en Quintana Roo, Andrés Manuel impulsó fuertemente a Gregorio Sánchez Martínez a la alcaldía de Benito Juárez. Posteriormente, en 2010, ‘Greg’ fue detenido por presuntos vínculos con el Cártel de los Beltrán Leyva y Los Zetas. En 2013, y luego de presiones políticas, ‘Greg’ salió libre, dejó el PRD y se fue al PT, y a pesar de que no se ha afiliado a Morena, aun hoy en día asegura mantener una muy buena relación con AMLO.

Marco Antonio Mejía López, hoy ex director del penal del municipio de Benito Juárez, fue detenido en 2009 por presuntos vínculos con Los Zetas, pero antes de ello formó parte del gobierno de López Obrador en el Distrito Federal, donde fue titular de la Subdirección Operativa y de Servicios. En 2006 fue nombrado coordinador de seguridad en la campaña presidencial de AMLO.

Más tarde, en septiembre de 2008, mientras era director del penal de Cancún, entregó la concesión de alimentos a Rafael Marín Mollinedo –también cercano colaborador de AMLO en el Gobierno del Distrito Federal y hoy dirigente estatal de Morena en Quintana Roo–. El negocio se hizo a petición de Nicolás Mollinedo, el mítico chofer de AMLO, quien siempre estuvo enterado de lo que ahí sucedía, y cuando estalló el escándalo, AMLO habilidosamente se desmarcó. Por cierto que Marco Mejía recobró su libertad hace un par de años.

Declaraciones patrimoniales “maquilladas”

De acuerdo con el portal de Transparencia de “Morena Sí”, hay un apartado para que la gente sepa y conozca quiénes son los dirigentes del partido y cada uno debe presentar su declaración patrimonial, pero curiosamente la de López Obrador no aparece. El dos veces candidato a  la presidencia de la República ha hecho públicas tres declaraciones patrimoniales, todas ellas contradictorias: una en 2002, a dos años de ocupar la jefatura de Gobierno del Distrito Federal y las otras en 2005 y 2012, ambas como candidato presidencial por el PRD.

En el 2000, cuando comenzó a gobernar el DF, contaba con un departamento en la capital con valor de 650 mil pesos, una casa en Tabasco con un valor en esa fecha de 700 mil pesos, además de tres propiedades en Teapa, Tabasco, una con valor de 300 mil pesos y un predio rústico con valor de medio millón de pesos. El valor aproximado de los bienes, sumados a los de su esposa, era de 2 millones 250 mil pesos. Además, declaró la propiedad de un automóvil Nissan Sentra modelo 1999.

De acuerdo con información de El Financiero, además de los bienes arriba presentados, en el año 2000, AMLO tenía una cuenta bancaria con 145 mil pesos y un crédito Fovissste para adquirir una vivienda por pagar de 2 mil pesos.
Para 2001 aseguraba que su situación patrimonial no tuvo movimientos, pero su cuenta bancaria había disminuido a 30 mil pesos, aunque su crédito Fovissste había sido pagado en su totalidad.
En ese año informó que sus ingresos anuales, por su sueldo como jefe de Gobierno, eran de 861 mil pesos, y mostró el recibo expedido por la editorial que gozaba de los derechos de su libro escrito sobre el Fobaproa, por 134 mil 144 pesos.
En 2002 adquirió un departamento valorado en un millón 97 mil pesos, para lo cual había vendido otro que había declarado previamente a 780 mil pesos, además de que había vendido su automóvil Sentra en 100 mil pesos y declaró tener dos cuentas bancarias con un total de 83 mil 382 pesos.
En 2003, López Obrador no registró movimiento patrimonial alguno, pero su cuenta bancaria había aumentado a 207 mil 664 pesos y en la cuenta de nómina tenía mil 352 pesos. Para 2004 adquirió un Nissan Platina con valor de 113 mil pesos y seguía engordando su cuenta bancaria, que ya tenía 339 mil 532 pesos, además de contar con 30 mil pesos en otra de ahorro. Estos datos aparecen en el documento de declaración patrimonial de Andrés Manuel López Obrador, entregada en 2005.

Sin embargo, en 2012, otra vez como candidato presidencial, volvió a dar a conocer su situación patrimonial, la cual cambió radicalmente: En esa ocasión aseguró tener sólo una propiedad, el Rancho “La Chingada”, en Palenque, Chiapas, heredado por sus padres; ingresos por 50 mil pesos que le daba su Fundación Honestidad Valiente, y una cuenta bancaria con 20 mil pesos. Dijo no manejar o usar tarjetas de crédito.

Gastó 21 mdp en giras en 2013

AMBLO2-340 copiaSegún un artículo del diario La Razón, Andrés Manuel López Obrador gastó en 2013 casi 21 millones de pesos para promoverse en giras, de acuerdo con los informes mensuales que su propio organismo político, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), entregó al Instituto Nacional Electoral (INE).

La información indica que dichos recursos fueron aportados por militantes y simpatizantes, pero no los identifica, y se entregaron en efectivo y en especie. También refiere que se hicieron de recursos a través de sorteos, bailes, colectas y donaciones.

Los documentos revelan que Morena, en ese entonces una organización sin registro como partido político y, por tanto, sin financiamiento público, tuvo ingresos por 20 millones 762 mil 211.89, de los cuales se gastó en giras de su líder y gastos de operación 20 millones 741 mil 61.5 pesos, es decir, el 99.98 por ciento de lo que recibió.

Lo erogado equivale a 12.3 veces el salario del Presidente de la República en un año, que es de un millón 705 mil 413 pesos, a 14.8 veces el sueldo de un senador (un millón 410 mil pesos). Con esos recursos, se financió sus giras por 234 municipios de todo el territorio nacional, para empezar su campaña anticipada para la Presidencia de la República para el 2018, por lo que incluso hay voces que aseguran que ‘El Peje’, está siendo financiado por el crimen organizado.

Escándalos que lo alcanzan

Con René Bejarano, el tristemente célebre ‘Señor de las ligas’, AMLO tuvo una estrecha relación, pues fue su secretario particular y su coordinador de campaña, hasta que Bejarano –quien era coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal– quedó preso en noviembre de 2004, luego de que salió a la luz un video en el que se le exhibió recibiendo dinero del empresario Carlos Ahumada, situación ante la cual, para no afectar a AMLO, hubo un distanciamiento público; se dijo en su momento que Bejarano fue el ‘chivo expiatorio’ para no dañar la imagen de López Obrador.

Otro escándalo fue protagonizado por el ex director de finanzas del gobierno del Distrito Federal, Gustavo Ponce Meléndez, acusado de enriquecimiento ilícito y de fraude por 31 millones de pesos en agravio de la delegación Gustavo A. Madero, durante la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Gustavo Ponce fue exhibido en videos apostando fuertes cantidades de dinero en un casino de Las Vegas. Después de que se dieron a conocer los videos el funcionario escapó, pero meses después fue detenido y enviado al penal de máxima seguridad del Altiplano en el Estado de México. Fue sentenciado a ocho años de prisión por el delito de lavado de dinero y en 2014 recobró su libertad.

AMLO libra aquelarre

El escándalo por la matanza de Ayotzinapa, un caso aún sin resolver, y por el que se fincó responsabilidad penal a José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, y su esposa, involucra también a López Obrador, pues fue éste quien impulsó a Abarca en la política, y la tragedia de Iguala provocó una de las peores crisis en el gobierno federal, mientras que López Obrador consiguió salir indemne del escándalo.

Un caso más: hace dos meses todo estaba listo para que Ricardo Gallardo Cardona, alcalde de Soledad de Graciano Sánchez, San Luis Potosí, se convirtiera en candidato de Morena al gobierno estatal, cuando el grupo de ‘Los Chuchos’ lo denunció ante la PGR, señalado de robar 200 millones de pesos. La PGR lo acusó de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita y ante esos hechos López Obrador se quedó callado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario